Cultos

Culto interno
    Nuestra Hermandad cuenta con un importante número de celebraciones litúrgicas en el ámbito interno a lo largo del año. El más importante es el Triduo a Nuestros Sagrados Titulares, que se celebra en la tercera semana de Cuaresma y del que en este mismo apartado tenemos una sección propia.
    En semanas posteriores a mayo y siempre antes de la festividad del Corpus Christi, Nuestra Hermandad celebra la misa de segunda comunión para nuestros hermanos que en el año presente hayan recibido por primera vez este importante sacramento. Es una Eucaristía primordialmente enfocada a los niños.
    El día 29 de junio se celebra la misa donde rendimos culto a San Pedro Apóstol, titular de Nuestra Hermandad.
    Otra de las funciones capitales para Nuestra Hermandad es en septiembre, cuyo día 15 celebramos la onomástica de Nuestra Señora y Madre de los Dolores con motivo de la festividad de los dolores gloriosos de María. Con este motivo, también se celebra un besamanos.
    Ya en el mes de octubre la Hermandad colabora con la parroquia en la organización y montaje del Triduo a la Virgen del Rosario, al ser también una de nuestras primitivas titulares letíficas. Se celebra los días 5, 6 y 7 de octubre en la sede de la parroquia.
    Por último en noviembre celebramos la función de Ánimas, en sufragio por el alma de nuestros hermanos difuntos, en una misa en la que se ruega especialmente por el alma de los hermanos fallecidos en el último ejercicio.

Culto externo
    Nuestra Hermandad hace su procesión de penitencia, según marcan nuestras reglas, el Jueves Santo, tras la celebración de los oficios y a última hora de la tarde. Se trata del principal culto de Nuestra Hermandad, en la que se conforma nuestra cofradía, damos culto externo a Nuestros Sagrados Titulares y hacemos pública manifestación de nuestra fe. 
    En la procesión puede participar todo aquel hermano o devoto que no esté impedido por el derecho eclesiástico.