Historia‎ > ‎

Anales de la Hermandad

En esta sección realizamos un breve recorrido cronológico por acontecimientos en la vida de nuestra Hermandad, o de los que hemos tenido conocimiento a lo largo de los años, sea por su referencia escrita en los archivos documentales o en diversas publicaciones, sea por el testimonio de los hermanos que llega hasta nuestros días. 

Tratamos de incluir en esta línea histórica toda información que nos merece tal consideración, desde eventos absolutamente significativos hasta otros menos trascendentes, pero que igualmente merecen ser recogidos por su interés general. 

Como siempre, agradecemos toda colaboración en la aportación de nueva información, tanto para unan posible corrección como para la ampliación de los hechos y datos aquí recopilados. Ello, sin duda, repercutirá en un mayor conocimiento de nuestra historia, que es de lo que se trata.


Cronología


1705 


31 de enero. Fundación de la Hermandad por don Manuel de Ávalos y Pimentel, natural de Granada, teniente alguacil mayor de la Real Justicia de la Villa Ducal. La fundación tuvo lugar en el convento de la Orden Mercedaria.  


Ocupaba la Cátedra de San Pedro el Papa Clemente XII y reinaba en España Felipe V, primer monarca de la Casa Borbón, quien conced el título de Real Hermandad o Esclavitud. 


Desde su origen, y según constan en las reglas fundacionales, la Hermandad o Esclavitud de Jesús Caído está inspirada por un marcado carácter penitencial y un profundo sentido religioso y devocional. 


En sus inicios realizaba la estación de penitencia con tres pasos: Nuestro Padre Jesús Caído o Jesús de la Caída; Nuestra Señora de la Soledad y Las Negaciones o Lágrimas de San Pedro.  


La iconografía original del Señor es representativa de la caída tras la flagelación, no corresponde a ninguna de las tres caídas camino del Calvario. En 1703, dos años antes de la fundación oficial de la Hermandad, el imaginero astigitano Alonso Gayón gubió el simulacro del Señor en madera de cedro, policromada y de vestir. 


      Además del titular, el misterio original lo componían cinco imágenes más que donó el fundador, según se describe en las reglas originales. Asípues, Jesús Caído debía ir acompañado por un misterio conformado por tres sayones en actitud flagelante y dos ángeles defensores, de los cuales no ha llegado testimonio a nuestros días. 


En el cabildo general de constitución se acordó realizar la estación de penitencia el día Domingo de Ramos. Este dato parece responder a que, entre los pasos originarios de la cofradía, estaba el de la Entrada de Jesús en Jerusalén.  

 

1707


25 de abril. De las constituciones se hace una copia certificada, que fue extendida con esta fecha y entregada al Rvdo. P Fray Diego Nicolás del Señor San José, comendador del convento, para que la tuviera en su archivo y evitar así posible extravío, desconociéndose su existencia o paradero actual. 



1760 


8 de marzo. Según documento de esta fecha que consta en los archivos de la Cofradía, se suscribió escritura para formalizar la donación a la Cofradía de «la Capilla de la Santa Cruz» en la iglesia de la Merced por parte de doña Engracia de la Peramotivada por su gran devoción a Nuestro Padre Jesús Caído y sin más contraprestación que la de ser enterrada en su bóveda a su fallecimiento. 

 


1791 


26 de agosto. Se fija aproximadamente hacia esta fecha la fusión de nuestra Hermandad y Esclavitud original con otras que vienen a coexistir en la iglesia de la Merced, a finales del siglo XVIII. Según escrito del Regente y Corregidores de la Real Audiencia de Sevilla dirigido a la Justicia de la Villa de Osuna, se ordena a las tres hermandades que presenten para su aprobación una Regla unificada. Existen entonces dos hermandades de Ánimas, la unida con la Esclavitud y Nuestra Señora del Rosario y otra a la que se pretende unir con la Hermandad Sacramental.  Sonpues, tres las hermandades. Este escrito tiene fecha de 26 de agosto de 1791, dando un mes para redactar esas reglas conjuntas. 


De dicha fusión o refundaciónqueda como testimonio que forman parte del título de nuestra Hermandad hasta nuestros días: “Real Hermandad de Penitencia y Humilde Esclavitud Mercedaria de Nuestro Padre Jesús Caído, Archicofradía de las Ánimas Benditas del Purgatorio, María Santísima del Rosario, Cofradía de Nazarenos de las Negaciones y Lágrimas de Nuestro Señor San Pedro y Nuestra Señora y Madre de los Dolores”. 

 


 1792 


Fray José de la Santísima Trinidad, comendador o padre superior del convento de frailes mercedarios descalzos, por su devoción a María Dolorosa, propuso convenio a la Hermandad de Jesús Caído para el cambio de su antigua advocación de la Soledad por la de los Dolores, además de la participación por igual, entre la Hermandad y la Orden de la Merced, en el coste de 992 reales por la realización y el transporte de la escultura desde Málaga en 1792. 



1836 


Los frailes mercedarios calzados hubieron de abandonar su convento en Osuna después de 227 años de presencia en la Villa Ducal, a causa de ladisposiciones de la Desamortización promovida en 1836 por Juan Álvarez Mendizábal, ministro liberal de Hacienda y presidente interino del Consejo de Ministros del Reino. La Orden Mercedaria se instaló en nuestro pueblo en 1609, en la ermita de Santa Ana, favorecida por la duquesa de Osuna, doña Catalina Enríquez de Ribera. De allí pasaron en 1637 a su convento, donde fue fundada de nuestra Hermandad. Ciento treinta años después de la erección canónica de la Real Esclavitud, los mercedarios hubieron de dejar Osuna para no volver jamás.  


No sucedió lo mismo con las Madres Mercedarias del monasterio de la Encarnación, que oran y laboran en la Villa Ducal desde el siglo XVII y con quienes nuestra Hermandad tiene establecidos estrechos lazos.  

 


1861 


Según documento suscrito por don Nicolás de Vera Morales; su esposa, doña Ana María Aguilar Martín y el presbítero don Miguel Rodrigo, rector de la iglesia de la Merced, se efectúa la donación de un traje de tisú de oro color carmesí a la imagen de Nuestra Señora de los Dolores, para que lo luzca en las festividades de su santo y demás que en el convento se celebren. 

 


1873 


Se procede al «Inventario de los efectos y alajas (sic) propios de la cofradía de Nuestro Padre Jesús Caído y Ánimas»que se da por finalizado en abril de 1879. Destacamos que en el apartado descriptivo de nuestra Sagrada Titular se hace constar la siguiente frase, sin duda histórica: «La efigie de Nuestra Señora de los Dolores (hecha por el escultor Astorga y pagado su importe por esta cofradía de la que es propia para poder disponer de ella ahora y siempre)».  


Esta referencia tan contundente abre la línea de nuevas investigaciones. La advocación primitiva de la Soledad fue sustituida en 1792 por la de los Dolores y consta que desde Málaga nos llegó una imagen de la Virgen de los Dolores. ¿Dónde se encuentra? ¿Se la llevaron consigo los frailes mercedarios tras la exclaustración? Por ahora desconocemos qué sucedió. Todo apunta a que la Hermandad debió de encargar a Gabriel de Astorga la hechura de otra Dolorosa, que es la imagen actual.  

 

 

1879 


Se aprueba el cambio de día para la salida procesional al Jueves Santo, que fue  autorizado convenientemente por la autoridad eclesiástica. La gestión fue debida a don Juan Antonio Porras y Monteropor aquellos años hermano mayor. 

 


1913 


20 de marzo, Jueves Santo. La Hermandad estrenó un precioso manto de terciopelo bordado en oro, confeccionado por las primorosas manos de las monjas carmelitas del convento de San Pedro de Osuna. Este manto de salida, de terciopelo azul y oro, es considerado el manto bordado más antiguo de los que salen en procesión en nuestra Villa Ducal 

 


1934


30 de marzo, Viernes Santo. Tres años después de la instauración de la II República, los tiempos no eran los más propicios para que las cofradías salieran a la calle. El año anterior no salió ninguna, pero en 1934 tres hermandades perdieron el miedo y volvieron a ofrecer sus imágenes a la pública veneración. Nuestra Hermandad realizó estación de penitencia con sus Sagrados Titulares el Viernes Santo por la mañana desde la iglesia de la Merced. Por la tarde hizo lo propio la Hermandad de la VeraCruz de la iglesia de San Francisco, mientras que el Jueves Santo procesionó Humildad y Paciencia de la iglesia del Carmen. 



1936 


10 de abril, Viernes Santo. En vísperas del estallido de la Guerra Civil, sólo nuestra Hermandad realizó estación de penitencia en Osuna. Lo hizo en la mañana del Viernes Santo. Según testimonios orales, la procesión fue muy emotiva y no hubo que registrar incidentes. 

 


1962 


19 de abril, Jueves Santo. Tiene lugar el estreno del paso actual del Señor. Se trata de una pieza de estilo neobarroco, labrada en caoba con incrustaciones en limoncillo, obra del tallista ursaonés Antonio Álvarez, hermano de la Cofradía, quien lo donó a la misma este año. El paso está plagado de elementos inspirados tanto en la torre como en la iglesia de la MercedLas esquinas de la canastilla del paso las rematan las figuras de los cuatro evangelistas añadidos posteriormente, ya en los años 70. Uno de los elementos más característicos del paso es su monte, el cual suele ir normalmente exornado de lirios, ofreciendo un vistoso colorido en contraste con la caoba del paso. Un elemento a destacar dentro del paso es el soporte de la cruz, la cual es sostenida por una réplica de la torre de la Merced en miniatura, uno de nuestros iconos, como recuerdo y símbolo del barrio de la Merced, en cuya iglesia fue  erigida nuestra Hermandad.  


Nuestra Dolorosa se muestra originalmente con las manos entrelazadas. En 1962 se encargó un juego de manos abiertas, buscando una expresividad diferente con las manos separadas. El autor de las manos fue el escultor sevillano Antonio Izquierdo, quien en años siguientes fue el encargado de la hechura de una nueva talla del Señor de la Caída. 

 


1964 


12 de marzo. En la mañana de este día, en un invierno muy lluvioso, se produjo el derrumbe de la bóveda del presbiterio de la iglesia de la Merced, sede fundacional. Ese mismo día fueron trasladadas las imágenes de nuestros Sagrados Titulares a la iglesia de Santo Domingo; en concreto, a la capilla del Santo Entierro, labrada por el Marquesado de Casa Tamayo en el siglo XVIII. Desde entonces, y hasta la actualidad, en esta capilla se rinde culto a nuestros TitularesLa Hermandad del Santo Entierro trasladó su sede canónica a la antigua iglesia conventual de San Carlos el Real, tras el cierre de Santo Domingo en 2005 por obras de restauración. 


La iglesia de Nuestra Señora de la Merced nunca fue reabierta al culto, pese a ser sometida a obras de restauración. Estas obras fueron aprobadas y acometidas entre los años finales de los 60 y principios de los 70. 


El magnífico retablo mayor del templo mercedariolabrado por el retablista ursaonés Francisco María de Ceiba en el siglo XVIII, fue vendido a la Hermandad de la Esperanza de Triana para su capilla de los Marineros, donde se halla desde 1965. 


 

1965 


Por acuerdo de junta de gobierno y probablemente a causa del mal estado de conservación en el que podía hallarse, se sustituye la primitiva talla del Señorrealizada en 1703 por el astigitano Alonso Gayón, por otra contemporánea del imaginero sevillano Antonio Izquierdo. Desde entonces, la Caída no corresponde al pasaje de la Pasión que dio origen a la Hermandad. 

 


1966


 7 de abril, Jueves Santo. Se recupera la cabeza con el rostro primigenio de Nuestro Padre Jesús Caído, obra de Alonso Gayón, que se adapta a la talla del cuerpo esculpido por Antonio Izquierdo, dado que el nuevo rostro del Señor no resultó muy afortunado. 


Estreno del palio en el paso de Nuestra Señora y Madre de los Dolores, con varales labrados en los sevillanos talleres de Villarreal. De la orfebrería destaca en su conjunto la candelería, adquirida a la hermandad trianera de la Estrella. El palio, de terciopelo azul y bordados en oro, tiene su techo y bambalinas dorados. El frontal del mismo lo rematan el escudo de Osuna, el escudo de la orden de la Merced y la Corona Real. Cada varal del palio fue donado por hermanos y devotos. constando el nombre de cada donante en la base de los mismos. 


También Nuestra Señora estrenó ese año una saya bordada en pedrería de cristal, regalo de José Barrientos Yáñez-Barnuevo. El Señor estrenó unas potencias de orfebrería sevillana.


Desde este año y hasta 1972, nuestra Hermandad contrató una banda de música de la Guardia Civil, de sones muy característicos, creadores de un estilo. Dejó gratísimo recuerdo, siendo recordada por muchos cofrades de la época.  

  


1969 


3 de abril, Jueves Santo. Se estrenaron los cuatro faroles en caoba para el paso de Nuestro Padre Jesús Caído; cruz de caoba y plata repujada, y una saya para Nuestra Señora de los Dolores. 

 


1970 


27 de marzo, Jueves Santo. La lluvia impidió que la Cofradía pudiera realizar su estación de penitencia. Tras la salida, el cortejo procesional hubo de dar un rodeo a la plaza de Pío XII, hoy rotulada de Rodríguez Marín, para hacer de inmediato su entrada la iglesia de Santo Domingo.  

 


1974 


11 de abril, Jueves Santo. Desde este año, y hasta 1980, nuestra Hermandad fue la única en hacer estación en la noche del Jueves Santo, ya que la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Pacienciaestablecida en la iglesia conventual del Carmen, trasladó su salida a la noche del Sábado Santo.  

 


1975 


27 de marzo, Jueves Santo. Estreno de la Cruz de guía de alabastro en la estación de penitencia. Hasta entonces se había utilizado la  Cruz de guía fundacional, conocida como “la de los espejitos”, que volvería a salir muchos años después tras ser restaurada.  

 


1979 


10 de mayoLa Hermandad estrenó caseta en la Feria de Osuna, siendo hermano mayor Emilio Cecilia Franco. Fue instalada en una cochera, cedida por José Rodríguez Lebrónubicada en la esquina de la calle Alfonso XII con la de Lantejuela. Los propios hermanos atendieron el mostrador de la caseta. Los ingresos obtenidos permitieron acometer y hacer realidad un viejo proyecto: dotar de nuevos respiraderos al paso de palio de Nuestra Señora y Madre de los Dolores. Desde entonces, y en distintos emplazamientos, la caseta de la Hermandad ha tenido presencia en el real de la Feria de Mayo.  

 


1980 


3 de abril, Jueves Santo. Se cumplían 275 años desde la fundación de la Hermandad. En el paso de la Virgen se  estrenó llamador y respiraderos de plata, labrado por el orfebre sevillano Manuel de los Ríos, además de un banco metálico nuevo para las trabajaderas. Los varales y candelería fueron sometidos a sendos baños de plata. 


Ambos pasos, del Señor y de la Virgen, estrenaron faldones de terciopelo. 

  


1982


8 de abril, Jueves Santo. Dos años después del estreno de los nuevos respiraderos, el paso de palio estrenó candelabros de cola, obra también del orfebre sevillano Manuel de los Ríos Navarro, formado en el gran taller del orfebre Fernando Marmolejo Camargo. 

 

Del Jueves Santo de este año data la primera filmación de la salida y la entrada de la Cofradía en imágenes grabadas en vídeo VHS. Existe también una película, captada en Súper 8, con imágenes de una salida procesional a finales de los años 60. 

 


1983 


31 de marzo, Jueves Santo. Para dar mayor realce a la imagen de Nuestro Padre Jesús Caído, fue elevada la estructura sobre la que es colocado el simulacro del Señor de la Caída en su paso procesional.  

  


1985 


4 de abril, Jueves Santo. La Hermandad no pudo cumplir íntegramente su estación de penitencia a causa de la lluvia. Desde 1970 la Cofradía no se veía afectada por las precipitacionesÉstas sorprendieron al cortejo cuando el paso de Nuestro Padre Jesús Caído se hallaba en la plaza de España, y el palio de Nuestra Madre de los Dolores en el último tramo de la Carrera. El paso del Señor hubo de refugiarse bajo el arco de las Casas Consistoriales, en tanto que el palio de la Señora dio la vuelta y fue llevado a “paso de mudá” hasta la iglesia de Santo Domingo. Tras cesar la lluvia, no mucho tiempo después, el Señor de la Caída volvió al templo. 


Este año se creó el Coro de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Caído, formado por numerosos hermanos y hermanas de la Cofradía que, durante no pocos años de feliz funcionamiento, participó de numerosos actos y funciones principales del resto de hermandades de penitencia y gloria de Osuna. Su director fue N. H. Manuel Galindo, quien desempeñó también el cargo de hermano mayor.  



1987


En el taller del tallista Manuel Guzmán Bejarano, de Sevillase realiza la actual Cruz procesional del Señor. 

  


1991 


En esta fecha se tiene constancia documental de unos trabajos de restauración sobre nuestros Sagrados Titulares a cargo del imaginero sevillano Juan González Ventura. 


Lo más característico de esta intervención fue el hallazgo en la cabeza del Señor del pergamino en el que se documenta la autoría de la imagen de Nuestro Padre Jesús Caído por Alonso Gayón, hasta entonces desconocida. Además de ello, el cuerpo del Señor fue retallado, se le reconstruyó la oreja izquierda, se le eliminaron las pestañas que anteriormente poseía y su color le fue patinado y unificado. 

  


1992 


Se confecciona por un grupo de hermanas una saya para la Virgen, con diseño de Joaquín Arauz Hurtado, quien fue nombrado primer Hermano Mayor Honorario de nuestra Cofradía, y hasta el momento único. La saya fue estrenada este mismo año. 


  

1995 


13 de abril, Jueves Santo. Se recupera la capa en la túnica de los hermanos para la salida procesional. 


Este año se estrena bordado interior del palio de la Virgen que, bajo el diseño de Joaquín Arauz, fue realizado por hermanas de la Cofradía. Asimismo estrenó una toca y una saya donadas por la camarera entonces, doña María del Carmen Rivas. 

 

  Se organiza el I certamen de marchas procesionales. Este encuentro musical se mantuvo durante diez ediciones, hasta el año 2005. 

  


1996 


4 de abril, Jueves Santo. Se estrena una túnica bordada de terciopelo tornasolado para Nuestro Padre Jesús Caído, diseñada y bordada por Joaquín Arauz, con pasado del bordado a cargo de un grupo de hermanas de la Cofradía. 


Asimismo, el paso de palio de la Virgen estrenó bordado de las caídas, igualmente realizado por Joaquín Arauz. 


Este año también fue característico de la estación de penitencia que, precediendo al paso del Señor, tocara una banda de cornetas y tambores de León, denominada Jesús de la Victoria. 


 

1997 


27 de marzo, Jueves Santo. Estreno del Senatus «SPQR» (Senado y Pueblo de Roma) que se incorpora al cortejo procesional siguiendo a la Cruz de Guía. Fue confeccionado por Joaquín Arauz.  También se estrenaron dos dalmáticas para acólitos, diseñadas por Javier Rodríguez Jiménez y bordadas por doña María Jiménez Troya. 


25 de junio. Una tragedia conmovió a Osuna en general y a la Hermandad en particular. Entre las cinco y media y seis de la tarde, tres vecinos —Juan Antonio Fernández Castillo, Rafael Gutiérrez Rodríguez y José Manuel Domínguez Rodríguez; este último, policía local— fallecieron por la inhalación de gases tóxicos en un decantador de alpechín localizado en una nave del polígono industrial «El palomar». La sobrecogedora noticia alcanzó dimensión nacional. En Osuna fue declarado un día de luto oficial. Juan Antonio Fernández Castillo era hermano de Jesús Caído, muy querido y apreciado. En la crónica sobre las exequias publicada en el ABC de Sevilla se escribió lo siguiente: «Hora y media después comenzaron las honras fúnebres por Juan Antonio Fernández Castillo, en la iglesia filial de Santo Domingo, donde se halla establecida la Hermandad de Jesús Caído, a la que pertenecía.»

  


1998 


Este año se crea una banda de cornetas y tambores por parte de la Hermandad, pero solo estaría presente en dos estaciones de penitencia. 


 

2001 


12 de abril, Jueves Santo. La Cofradía modificó el recorrido de su estación de penitencia y volvió al cabo de 38 años a pisar la plaza de la Mercedante la ya desacralizada iglesia conventual donde fuese fundada en 1705. El itinerario fue el siguiente: plaza de Rodríguez Marín, Alpechín, plaza de la Merced, Luis de Molina, plaza Mayor, Sevilla, Compañía, Gordillo y plaza de Rodríguez Marín. 


Tras esta modificación en el recorrido, el cortejo procesional de la Cofradía no ha vuelto a pasar por la parte de la calle Sevilla una vez pasada la esquina de la calle Hornillo; la calle Cristo y la calle San Pedro.   

 


2004 


8 de abril, Jueves Santo. La Cofradía no pudo realizar su estación de penitencia debido a la lluvia. 

 


2005 


24 de marzo, Jueves Santo. En el año del III centenario fundacional de la Hermandad (1705-2005), el Señor estrenó túnica lisa, confeccionada por Cerezal en terciopelo burdeos. El paso del Señor lució monte de claveles rojos, exorno floral poco habitual ya que  el acostumbrado es de lirios morados.  

  

17 de septiembre. Este año, con motivo de la efemérides tricentenaria ya apuntada, fueron programados diferentes actos, entre los que destacamos la salida extraordinaria de nuestros Sagrados Titulares por las calles de Osuna que aconteció el día 17 de septiembre, tras solemne función dedicada a Nuestra Dolorosa por su festividad presidida por el cardenal-arzobispo de Sevilla, fray Carlos Amigo Vallejo, hoy arzobispo emérito hispalense. Durante esta salida se subió por vez primera hasta el monasterio de las Mercedarias Descalzas. 


En esta histórica procesión, el Señor Caído lució por vez primera túnica blanca en su paso, adornado con claveles, estrenando plateado en la crestería de los faroles.  La Señora estrenó un broche y lució una antigua saya blanca con bordados en oro, recuperada para la ocasión. El banco del paso también fue de estreno, con hechura en aluminio, donación de la cuadrilla de hermanos costaleros. Tras el paso del Señor tocó la banda de cornetas y tambores de Jesús Caído, de Córdoba, y tras el de la Virgen, la Banda Municipal de Osuna.  El itinerario fue el siguiente: plaza de Rodríguez Marín, Alpechín, plaza de la Merced, Luis de Molina, Cuesta de los Abades, monasterio de la Encarnación, Cuesta de San Antón, plaza de España, Carrera, plaza de Rodríguez Marín y entrada en el templo. 


Entre otros actos, también se llevó a cabo la I edición del “Pregón del Costalero”, que fue acogida en la iglesia del antiguo convento de Santa Catalina. Este pregón se ha seguido organizando anualmente hasta la actualidad de forma ininterrumpida. 


Con motivo del comienzo de las obras de restauración del templo de Santo Domingo, nuestra Hermandad se vio obligada al traslado temporal de sede canónica. Este paréntesis se prolongó durante 11 años, hasta 2016. Desde finales de diciembre de 2005 nuestras sagradas imágenes residieron en la iglesia de San Agustín. No obstante, las salidas procesionales del Jueves Santo se realizaron desde la iglesia Colegial, procediéndose a los correspondientes traslados en vía crucis. 


  

2006 


13 de abril, Jueves Santo. Primera salida procesional desde la antigua iglesia Colegial de Nuestra Señora de la AsunciónCuarenta y un años después, la imagen de Nuestra Señora y Madre de los Dolores volvió a lucir sin palio en su paso procesional ante la imposibilidad de salir el dosel por el arco de la bella Puerta de la Cuesta, como es conocida desde antiguo. Esta puerta de la Colegial fue labrada por un cantero local. Su diseño se reduce a un arco y frontón separados por friso con triglifos y metopas y apoyados en dos columnas estriadas sobre basamentos. La composición la preside una cartela con la inscripción “Concebida sin mancha de pecado original”. 

 

 

2010 


1 de abril, Jueves Santo. Estreno de cuatro ciriales: dos, para acompañar el paso del Señor, y otros dos para  el paso de palio de la Virgen de los Dolores 


También fueron estrenados dos juegos de incensarios y navetas. 

 


2011 


21 de abril, Jueves Santo. La lluvia deslució la estación de penitencia. A pesar de la amenaza de precipitaciones se acordó salirpero acortándose el recorrido, ya que el Centro de Meteorología anunció una tregua en las lluvias en las horas que coincidían con nuestra salida procesional. El meteoro se materializó cuando ya la Cofradía se hallaba en las cercanías de la antigua iglesia Colegial, lo que descompuso el cortejo. 

 


2012 


5 de abril, Jueves Santo. La lluvia volvió a hacer acto de presencia. En esta ocasión, las precipitaciones impidieron la salida de la Cofradía para cumplir su estación de penitencia. Fue la única vez que nuestros Sagrados Titulares se quedaron sin salir durante los años de acogida en la antigua iglesia Colegial. 

 


2013 


A primeros del mes de marzoen cabildo extraordinario de nuestra Hermandad fue acordado el traslado de las imágenes de nuestros Sagrados Titulares a la iglesia del monasterio de la Encarnación, de las Madres Mercedarias Descalzas. Hasta entonces, y desde finales de 2005, Nuestro Padre Jesús Caído y Nuestra Señora y Madre de los Dolores recibieron culto en la iglesia de San Agustín por la clausura de la iglesia de Santo Domingo por obras. Los estrechos vínculos establecidos con las Madres Mercedarias y la gran devoción de ellas hacia nuestros Titulares determinaron la decisión. Las imágenes habrían de permanecer en la bellísima iglesia del monasterio de la Encarnación hasta la reapertura al culto de Santo Domingo, lo que se produjo pocos años después.  


 

2016 


A finales de este año finalizaron los trabajos de restauración realizados en la imagen del Señor, llevados a cabo por Ars Nova Restauraciones S. L. Doña Eva Morata Pla y don Fabián Pérez Pacheco fueron los restauradores. En estos trabajos, la imagen fue sometida a una limpieza general dado el oscurecimiento que había venido sufriendo debido a los depósitos de suciedad que tenía. De igual manera le fue subsanada una grieta en la muñeca izquierda y le fueron devueltas las pestañas. Con ello se recuperó en el rostro del Señor la expresividad que poseía en su mirada antes de la intervención del año 1991. 


8 de diciembre, jueves. En la solemnidad de la Concepción Inmaculada, desde la iglesia conventual de la Encarnación, de las Madres Mercedarias Descalzas, se procedió al traslado de nuestros Sagrados Titulares hasta la iglesia de Santo Domingo, una vez concluidas las obras de restauración del templo. Antes del traslado se rezó el Santo Rosario y fue oficiada una misa de acción de gracias. En la plaza de España se coincidió con la cofradía hermana del Dulce Nombre de Jesús, que trasladó las imágenes de sus Titulares desde la iglesia de San Agustín. Desde la plaza ambas hermandades realizaron juntas el camino hasta la iglesia de Santo Domingo. El templo fue consagrado en la tarde del sábado 10 de diciembre en ceremonia presidida por el arzobispo de Sevilla, don Juan José Asenjo Pelegrina.  

 

Gracias al especial empeño de algunos hermanos se funda una “escuela de música” como espacio de convivencia para jóvenes y de aprendizaje musical. Este proyecto musical iría evolucionando hasta la creación de una banda de cornetas y tambores con la denominación de nuestra Hermandad.  

 


2017 


Finaliza la restauración acometida sobre la imagen de Nuestra Señora y Madre de los Dolores, también realizada por la misma empresa que restauró la imagen de Nuestro Padre Jesús Caído. En esta intervención se le eliminó la suciedad que se había adherido al rostro, así como diversas pátinas amarillentas. De igual manera fueron subsanados, mediante estucado y repintado, los numerosos alfilerazos que había sufrido la talla en la cabeza y el pecho. 


Feliz año de regreso de nuestros titulares a su capilla de la iglesia de Santo Domingo tras finalizar las obras de restauración del templo. 


Este mismo año fue presentada y bendecida durante el Triduo cuaresmal una nueva saya bordada para Nuestra Señora y Madre de los Dolores. Fue confeccionada por el bordador sevillano don Vicente Ramos Cadaval. El dibujo está inspirado en una valiosísima saya que poseía la Virgen desde el siglo XIX,  rematada en la base de la saya y en el borde de las mangas por un encaje igualmente de oro entrefino perteneciente a una antigua prenda de la Hermandad.  

  


2019 


18 de abril, Jueves Santo. El Señor de la Caída estrenó túnica de terciopelo de Lyon burdeos, bordada en oro por don Vicente Ramos Cadaval.  


Realiza por vez primera el acompañamiento musical tras el paso del Señor la banda de cornetas y tambores “Nuestro Padre Jesús Caído”. 

 



2020 


9 de abril, Jueves Santo. La Cofradía no realizó su tradicional estación de penitencia por haberse suspendido todas las salidas procesionalestras ser declarado el estado de alarma en España por el Gobierno de la Nación para evitar la propagación de la pandemia del Covid-19. 

 

La Junta Rectora contrata con el tallista ursaonense José Carlos Ligero Cano la hechura de una peana en madera de cedro para la imagen del Señor de la Caída en su capilla barroca de la iglesia de Santo Domingo. 


La peana será bendecida el próximo 15 de septiembre, Dios mediante, en el transcurso de la función solemne en honor a nuestra Sagrada Titular, Nuestra Señora y Madre de los Dolores, en su festividad litúrgica. 







Comments