Actualidad‎ > ‎

Celebrada la función y el besamanos a Nuestra Señora y Madre de los Dolores

publicado a la‎(s)‎ 20 sept. 2017 4:54 por Hermano Mayor Jesús Caído

     El pasado fin de semana culminó el besamanos a Nuestra Señora y Madre de los Dolores, que en esta ocasión y de manera extraordinaria, se prolongó durante dos días una vez celebrada la solemne función con motivo de la festividad de los Dolores Gloriosos de la Santísima Virgen.
     Los cultos a Nuestra Señora y Madre de los Dolores, como es consabido, comenzaron el pasado viernes, como antes apuntábamos, con la función con motivo de la festividad de la Virgen de los Dolores la cual fue presidida por nuestro Director Espiritual y Párroco Don Antonio Jesús Rodríguez Báez. Acto seguido, una vez concluída la celebración eucarística con el canto del Salve Regina a las plantas de la Señora, los numerosos fieles congregados pasaban a la capilla para el devoto besamanos.
     Como ya anunciáramos, este besamanos, con motivo de la primera celebración de esta solemnidad en Santo Domingo tras su restauración, y contando con el visto bueno de la autoridad eclesiástica, ha sido prolongado durante todo el fin de semana, hecho que ha suscitado que cientos de personas -a tenor del gran número de estampas repartidas- se hayan postrado ante la Señora en estos días posteriores a la festividad de su onomástica. Para ocasión tan especial se ha montado un altar en cuya estructura destacaba la gloria de nuestro palio, la cual quedaba enmarcada por dos varales del mismo y rematada por la parte interior de la propia trasera del palio. Además, fueron dispuestas diversas piezas de candelería a dos alturas acompañadas por el magnífico exorno floral, obra una vez más de la empresa local Deartcon.
    

    Por último cabe hacer una mención muy especial a los miembros de nuestro Grupo Joven que se han prestado voluntarios para custodiar a Nuestra Señora y Madre de los Dolores durante los días de su besamanos, a los hermanos que han colaborado en las labores de montaje y desmontaje del altar, así como a las camareras de la Virgen, ya que sin el trabajo de todos ellos no hubiese sido posible la celebración de estos cultos con el realce del que han gozado.  


Comments