Actualidad‎ > ‎

Celebrados nuestros Cultos marcados por una gran afluencia de fieles

publicado a la‎(s)‎ 4 mar. 2013 12:43 por Secretario Jesús Caído   [ actualizado el 4 mar. 2013 12:53 ]

    Con el Solemne Vía Crucis de Nuestros Sagrados Titulares hasta el Convento de las hermanas mercedarias de la Encarnación ayer, se cerraron unos intensos días en los que Nuestra Hermandad ha estado celebrando sus Cultos.
    Han sido estos unos días de Cultos marcados por muchos aspectos. El más reseñable es la notabilísima asistencia de fieles todos los días de Triduo, en el que nos ha predicado una vez más nuestro párroco y Director Espiritual, estando la iglesia de San Agustín prácticamente llena durante todos los días. Este ha sido el segundo año que Nuestra Hermandad ha recuperado su esencia como Hermandad Sacramental con la procesión claustral y la adoración y meditación ante el Santísimo celebrados el sábado de Triduo, todo ello llevado a cabo con gran recogimiento. Ese mismo día se imponía la medalla a los hermanos de nuevo ingreso en la Hermandad, momento también de gran emotividad. Llegaba a su fin el Triduo con la abarrotada Función Principal y el sobrecogedor besamanos de Nuestro Padre Jesús Caído, siendo abrumadoras las muestras de devoción profesadas hacia el Señor por una numerosísima cantidad de fieles.
     Otro aspecto destacable es el estreno de nuestro flamente cuerpo de acólitos en los días de culto, que con su gran trabajo, fruto de la constancia de sus miembros y digno de los mayores elogios, supieron darle de un boato y una solemnidad inusitada a los mismos. También han estado marcados estos días por la decisión tomada en Cabildo General Extraordinario de hermanos del traslado de Nuestros Sagrados Titulares al Convento mercedario de la Encarnación, hasta que las obras en Santo Domingo lleguen a su conclusión. Tampoco podemos pasar por alto el bello Altar montado para estos cultos, el cual ha sido objeto de admiración no solo entre nuestros hermanos, sino también de toda la Osuna cofrade en general.
   

    Antes del Vía Crucis tuvo lugar la tradicional comida de convivencia que se celebra al concluir nuestra Función Principal, a la cual asisitieron también un gran número de hermanos, que hicieron que se hiciera pequeño el salón de celebraciones donde se llevó a cabo. En la misma se volvieron a vivir momentos de pura fraternidad.   
    Estos intensos días tocaban a su fin con el Solemne Vía Crucis, el cual ha ido contando cada año con más y más devotos y fieles acompañando a Nuestros Titulares; hasta el día de ayer, en el que se ha visto más gente que ningún otro año. El mismo concluyó con una entrada en el Convento de la Encarnación con grandes dosis de emotividad por todo lo que conllevaba. Todo lo anteriormente señalado ha hecho que este año estos días hayan tenido una intensidad especial.
    Se cierra así la preparación espiritual de Nuestra Hermandad de cara a la Pascua y a nuestra Estación de Penitencia del Jueves Santo.
Comments