Actualidad‎ > ‎

Nuestra Hermandad regresa a Santo Domingo tras once años

publicado a la‎(s)‎ 9 dic. 2016 17:39 por Hermano Mayor Jesús Caído


    Once años han pasado desde que Nuestro Padre Jesús Caído y Nuestra Señora y Madre de los Dolores, y con Ellos Nuestra Hermandad, saliesen de Santo Domingo a causa de la restauración de la que el templo ha venido siendo objeto durante todo este tiempo. Por ello cabe calificar la tarde del pasado jueves, a la sazón festividad de la Inmaculada Concepción, como histórica al llevarse a cabo el regreso de Nuestras Imágenes a la sede de nuestra parroquia en un traslado marcado por la gran cantidad de fieles congregados.
    Daba comienzo la jornada a las 4 de la tarde, hora en la que celebrábamos la anunciada eucaristía de despedida de nuestra querida comunidad de hermanas mercedarias de la Encarnación, oficiada por el capellán del convento, Don Juan Martín Perejón. La misma, marcada por la trascendencia de la festividad del día, resultó una celebración con altas dosis de emotividad dados los fraternales lazos de unión que en estos años se han establecido entre ambas comunidades y el profundo amor que las hermanas profesan al Señor y a la Virgen. Por ello, a pesar de ser una jornada de júbilo, se vivieron momentos entrañables a la par que duros, máxime a la hora de la despedida de las monjas de las Imágenes. Una vez terminada la eucaristía y antes del comienzo de los preparativos para la salida, se le hizo entrega a las hermanas de dos regalos en muestra de gratitud por todo este tiempo de convivencia: un pergamino conmemorativo del tiempo pasado en el templo mercedario, así como los nuevos leccionarios y misal que marcan el nuevo tiempo litúrgico, ambos detalles llevando la impronta de los pinceles de nuestro diputado de Caridad, José Miguel Morales Solano. 
    Acto seguido, no sin cierto retraso sobre el tiempo estipulado en un principio, Nuestro Padre Jesús Caído y Nuestra Señora y Madre de los Dolores emprendían definitivamente su marcha a Santo Domingo, rezándose en el transcurso del itinerario comprendido desde el convento de la Encarnación hasta la Plaza de España, los tres primeros misterios del Santo Rosario. Llegada nuestra procesión a la altura del Casino, al Señor y a la Virgen les fueron cantadas sendas meritorias saetas por parte de los saeteros sevillanos Soraya Vera y Álvaro Carrillo, arrancando los aplausos y elogios del numeroso público allí congregado.
    Una vez alcanzada la Plaza de España, nuestra comitiva se unía a la de la querida Hermandad del Dulce Nombre, que también salía desde la iglesia de San Agustín a las 5 de la tarde, para de forma conjunta, terminar el rezo de los misterios restantes del Rosario, y alcanzar Santo Domingo entre una expectante multitud que aplaudía de manera fervorosa la entrada en el templo de cada una de las Imágenes. La jornada tocaba a su fin con la colocación de Nuestros Titulares en su emplazamiento, ya de una forma íntima y privada, cerrándose así un día histórico no solamente para Nuestra Hermandad por volver a la que ha sido su casa desde nuestra marcha de la antigua iglesia de la Merced, sino para toda la iglesia de Osuna por la trascendencia que conllevan los actos de reapertura de Santo Domingo tras más de una década cerrada. 
    Por último volver a apuntar que el acto central de los muchos organizados con motivo de la reapertura de la iglesia tendrá lugar a las 6 de esta tarde con la misa de dedicación de Santo Domingo que será -D. m.- presidida por el Señor Arzobispo Don Juan José Asenjo.
Comments