Actualidad‎ > ‎

Radiante Jueves Santo rebosante de emotividad

publicado a la‎(s)‎ 21 abr. 2014 9:19 por Secretario Jesús Caído   [ actualizado el 21 abr. 2014 11:38 ]
foto gentileza de Manuel Zurita Osuna en fotos

    Cuando nos pregunten cómo va a salir el Señor el Jueves Santo, debemos responder que saldrá preocupado por la gente que está atravesando alguna enfermedad, por la gente que no tiene trabajo, por las madres que tienen sus hijos metidos en la droga... o por todos aquellos que atraviesan algún tipo de adversidad... para llevarles la esperanza y el consuelo de Dios... que para todos ellos, saldrán el Señor y la Virgen a la calle el Jueves Santo...
    Estas palabras nos las dirigió nuestro hermano don Ángel Luis Bayo, sacerdote que como bien sabrán, nos predicó en nuestro Triduo de Cuaresma, durante el retiro que tuvimos con él pocas semanas antes del comienzo de nuestros cultos internos con objeto de tomar aún más conciencia si cabe de la magnitud de lo que significa mostrarles al Señor y a la Virgen a todo su pueblo. Para que esta misión pudiese ser llevada a cabo, el Señor nos regaló un día esplendoroso, con un sol radiante y una temperatura que nos trasladaba a Jueves Santos de antaño. Tras el rezo de salida, nuestra cruz de guía se ponía en la calle con un ligero retraso respecto al horario establecido en un principio de las 8 de la tarde, debido a la mayor demora de la esperada en la finalización de los oficios de la parroquia, lo que impidió a Nuestro Director Espiritual estar en el templo antes, algo en el transcurso de la noche no pasó más allá de ser una simple anécdota. Tras la primera levantada del Señor, como siempre, dedicada a todos los hermanos de la Hermandad que ya se encuentran en el Cielo y por todos aquellos que no podrían verlo en la calle por causa de enfermedad, Jesús Caído avanzaba lentamente al encuentro con Osuna, cosa que llegó al cruzar parsimoniosamente el dintel de la puerta de la Colegiata. Como ya anunciáramos, el Señor lucía túnica morada en terciopelo tornasolado, que como se pudo apreciar al salir este año a plena luz del día, producía un efecto espectacular, tras la tradicional "Cristo del Amor", se interpretó el himno eucarístico "Cantemos al Amor de los Amores" en este día del Santísimo Sacramento por antonomasia.

foto gentileza de Pepe Marquina   

La Virgen lució la ya anunciada saya de tisú y plata con incrustaciones de perlas y cristales, además del manto de salida, que en este 2014 conmemora el centenario de su ejecución. Es en Nuestra Señora y Madre de los Dolores donde se han centrado todos los estrenos de esta salida procesional. En primer lugar, destacar el estreno de la restauración del corazón de oro que portaba en las manos, así como de la primera fase del plateado de su paso y de la blonda que lucía, donada por nuestro Grupo Joven. De igual manera, se estrenaba al frente de su paso como capataz nuestro hermano Ángel Lara Sánchez junto con su equipo de auxiliares, quienes hicieron un excelso trabajo junto con la joven e hipermotivada cuadrilla de la Señora, levantando la admiración de toda la Osuna cofrade por su magnífico trabajo.
 


    Una vez la cofradía en la calle, no dejaron de sucederse los momentos cargados de emotividad. Sin duda el de mayor intensidad fue el del paso por la plaza de la Merced, donde como todos los años, se agolpaba una gran cantidad de gente.


foto gentileza de Pepe Marquina

  
 
Es siempre complicado plasmar con palabras lo que se vive en este emplazamiento al paso del Señor. En esta ocasión entraba en su barrio con la marcha "Sangre y Agua", seguida por "Al Dios del Perdón" para acbar con una vuelta eterna a los pies de la torre a los sones de "Bendición", alcanzándose el summum de la emotividad en esos momentos entre los vivas y las muestras de devoción del gentío allí concitado. A ello contribuyó decisivamente el magnífico trabajo de la Banda de Cornetas y Tambores Maestro Valero, que echó el resto en estos momentos y que hizo una labor encomiable durante todo el recorrido. Una vez el Señor estuvo parado a los pies de la torre de la Merced se le dedicó una sentida saeta, tras lo cual emprendió camino a la calle Alpechín para seguir con su caminar a los sones de "Sentimiento gitano" y "Soledad de San Pablo", dejando un regusto inmejorable en el paladar de todos los presentes.

    No menos emotivo fue el paso de la Virgen, que llegaba a los sones de "Callejuela de la O" y que al igual que hiciese Nuestro Padre Jesús Caído, reviró en la plataforma de la torre, esta vez con "Encarnación Coronada", marcha que incluye la Salve a la Virgen, entonada al unísono por todos los presentes, en un instante memorable.

    Tras ello, con la noche ya caída sobre Osuna, nuestra cofradía puso rumbo a la Carrera Oficial, no sin antes recibir numerosas saetas durante su recorrido; las mismas fueron limpias y sinceras muestras de devoción a Nuestros Titulares, puesto que nadie pagó, como algunas veces suele darse el caso, a los saeteros que las interpretaron, algo que las hace exponencialmente más valiosas. Una vez pasada la cofradía por la Carrera y la Plaza de España entre loor de multitudes, donde además a Nuestra Señora y Madre de los Dolores se le hizo una gigantesca petalada, afrontaba el tramo final de nuestro recorrido con la subida por Luis de Molina y Abades, momentos de gran esfuerzo y emotividad. Cuando parecía que no cabían ya más instantes de emoción, nuestras hermanas nos tenían preparado otro más al paso por la puerta del monasterio mercedario de la Encarnación, donde interpretaron de la forma más dulce imaginable el canto del famoso soneto "No me mueve mi Dios para quererte" de Santa Teresa de Jesús, toda una joya de nuestra literatura mísitica del barroco llevada a la canción litúrgica, en un momento sublime solo apto para paladares exquisitos. También la Virgen al llegar a este punto recibió el fervoroso canto de nuestras hermanas.
    Instantes después, la cofradía completa entró en la Colegiata poco antes de la una de la madrugada, habiendo cumplido la tarea que tenía encomendada de evangelizar a toda Osuna según lo entiende nuestra Hermandad, con una fe rebosante de la alegría del que sabe que Jesús va a resucitar, sabiendo que habíamos llevado el mensaje del Señor y de su Madre por todas las calles de nuestra villa en el transcurso de una noche regada con la magia del Espíritu Santo.

Fotografías por gentileza de Pepe Marquina y Manel Zurita del facebook Osuna en fotos
Comments