Actualidad‎ > ‎

Villi en estado puro

publicado a la‎(s)‎ 8 feb. 2016 8:38 por Hermano Mayor Jesús Caído   [ actualizado el 8 feb. 2016 9:33 ]

    Ayer a partir de la 1:30 de la tarde en un convento de la Encarnación repleto de cofrades, familiares y amigos que quisieron arropar a Francisco Manuel Villar "El Villi", se celebró la duodécima edición del pregón del costalero, que como es consabido, organiza Nuestra Hermandad. 
    Comenzaba la cita con la presentación del pregonero a cargo de su sobrina Inmaculada y de su hermano Rafael, quienes de una forma original trazaron a grandes rasgos la personalidad de nuestro pregonero. 
    Una vez concluida la presentación y de una forma espontánea desde el público, el afamado saetero local Manuel Cuevas, amigo del pregonero, dedicó una imponente saeta en su honor, motivo de emoción tanto para todo el público asistente como para el propio Villi.
    Tras ello, Francisco Manuel Villar nos desveló el enorme pregón que tenía preparado, un pregón en el que como nota más destacada cabe destacar la alta dosis de emotividad durante todo su transcurso.
     El pregonero plasmó vivencias entendidas desde el punto de vista cristiano y costaleril, en el que fijó como ejes principales su gran devoción al Santísimo Cristo de la Vera Cruz y a su familia. De igual modo quiso rendir tributo a los costaleros de todas las hermandades de Osuna, ensalzando las características más destacadas de cada uno. En definitiva un pregón sin ningún tipo de filtro formal, sin ataduras ni anclajes en el que "el Villi" puso toda la nobleza de su corazón y sus sentimientos.
 

    Tras ello, como es tradicional, se celebró el tradicional almuerzo en honor al pregonero. El mismo tuvo lugar en el restaurante El Molino, donde se dieron cita un gran número de amigos, famlia y hermanos del pregonero. Durante el transcurso del almuerzo Villi se vio agasajado por varios presentes, por parte tanto por Nuestra Hermandad como agradecimiento, por la Hermandad de la Vera Cruz, por su familia y por su cuadrilla del Cristo de la Vera Cruz, lo que sirvió para poner el colofón a una jornada rebosante de emotividad. 

Comments