La Columna‎ > ‎

La Hermandad y el Sevilla F.C.

El año 2005 no fue sólo el del tricentenario fundacional de nuestra Real Esclavitud, conmemoración que culminó con la salida extraordinaria de Nuestro Padre Jesús Caído y Nuestra Señora y Madre de los Dolores en el mes de septiembre. También fue el año en que el Sevilla F. C. festejó la efemérides del considerado por aquel entonces su primer centenario.

No mucho tiempo después fue dado a conocer un sensacional descubrimiento llevado a cabo por el Área de Historia del club en una hemeroteca británica, la British Library: el club decano hispalense no había sido fundado en 1905 sino en 1890. Las hemerotecas suelen deparar sorpresas que, a veces, obligan a reescribir la Historia. 

En la hemeroteca de la Biblioteca Nacional de España han sido halladas por casualidad singulares notas de hace casi 200 años referidas a nuestra Hermandad. No son tan trascendentales como la del Sevilla, pero sí muy curiosas. Oportunamente serán dadas a conocer. 


Osuna y su vinculación con el Sevilla 

Osuna ha estrechado lazos con el Sevilla desde siempre. Desde 1969 existe en nuestro pueblo la Peña Sevillista, vecina de nuestra sede canónica, la iglesia de Santo Domingo, por hallarse establecida en el antiguo convento de los dominicos. 

En los años 30 ya hubo futbolistas ursaonenses que vistieron la camiseta blanca. Tres hermanos, Luis, Miguel y Ramón Gómez de Tejada, jugaron en el Sevilla. El primero fue titular en el equipo que en febrero de 1934 logró el ascenso a Primera división y en junio de 1935 el Campeonato de España, por entonces denominado Copa del Presidente de la República. 

Osuna puede presumir también de ser la cuna de un grandísimo futbolista, Francisco López Alfaro, que es Dorsal de Leyenda del Sevilla. Hasta la irrupción del palaciego Jesús Navas, Francisco fue el jugador sevillista que había disputado más partidos (20) con la selección nacional. Obtuvo el subcampeonato de Europa en Francia 84 y participó como titular en el Mundial México 86. 

Ursaonenses en la primera plantilla del Sevilla fueron igualmente el portero Páez y Juanito Carmona, de los Cayetano. En los escalafones inferiores estuvieron, entre otros, Rodri y Cutillas. 


Rodri y Páez 

Vinculados con nuestra Hermandad están Rodri y Páez. Rodri no es otro que Salvador Rodríguez González, un hermano que ha cumplido en este desgraciado año 2020 medio siglo de antigüedad y tiene pendiente su homenaje. El reconocimiento hubo de ser aplazado ya que estaba previsto para el día de la función principal, suspendida a su vez, como lo fueron el segundo y el tercer día del triduo, para evitar la propagación de la pandemia. 

Salvador fue costalero de Jesús Caído, miembro de junta de gobierno, cobrador,… Actualmente es vestidor del Señor junto a Manuel Vázquez “Perea”. 



La imagen que se inserta fue captada en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán en junio de 1963. Jugaba en el equipo juvenil. El brazalete de luto que luce es por el fallecimiento del Papa Juan XXIII. 

Manuel Jiménez Páez fue costalero del paso de palio durante varios años. Se estrenó en 1981, sin que tuviera conocimiento de ello Miguel Muñoz, entrenador por entonces del primer equipo sevillista. Páez, un excelente portero sin suerte, fichó por los juveniles del Sevilla en agosto de 1973. 


En la foto que acompaña se le ve junto a un equipo sevillista —el portero Jover, que medía cerca de dos metros; Álvarez, Rivas, Isabelo, que unos días después fichó por el Racing de Santander; Pazos, quien se iría al Murcia; Boni, Conejo, Lebrón…— que jugó en el antiguo campo de Espuny a beneficio del Osuna Bote Club, como compensación por la marcha del portero. 

Páez jugó su último partido con el Bote. Una anécdota de aquel partido: Salvador, que es bético aunque militase en los juveniles sevillistas, falló un penalti… 


El amistoso que no se jugó 

Llegado 2005, y aprovechando las dos efemérides previstas ese año, hicimos gestiones cerca del entonces presidente del Sevilla F. C., José María del Nido, para que el primer equipo —Notario, Alves, Pablo Alfaro, Javi Navarro, David, Renato, Adriano, Baptista, un jovencísimo Sergio Ramos…— disputase un amistoso de entrenamiento frente al Osuna Bote Club a beneficio de la Hermandad. Del Nido apoyó sin reservas el partido. 

En esa temporada, el Sevilla había vuelto a jugar la Copa de la UEFA después de diez años, pero quedó eliminado a mediados de marzo por el Parma en octavos de final. Esta contrariedad permitió disponer de fechas para la visita a Osuna. 

Una representación de la Hermandad, integrada por Santiago Fernández, a la sazón hermano mayor, y su hijo Santiago; José Carlos Galindo y Lolo Andújar, todos sevillistas, se entrevistaron con Monchi, director deportivo del Sevilla. Para la disputa del amistoso se fijó la fecha de el 21 de abril, a las nueve de la noche, en el estadio Raúl Carroza. Este recinto fue inaugurado en agosto de 1988 con un amistoso entre el Bote Club y el Sevilla. Anton Polster fue el autor del primer tanto en el nuevo campo. 


El día 12 de abril fue publicado en el ABC de Sevilla un pequeño reportaje en torno al partido y los acontecimientos —un tricentenario y un centenario— que lo motivaban. Una de las fotos que ilustraban el texto correspondía a Nuestro Padre Jesús Caído con túnica blanca. 


Fechas después, el 20 de abril, una breve nota recordó el partido, también en el ABC de Sevilla. En torno a la taquilla, con precios populares, estaba pactado se la repartieran la Hermandad y el Bote Club. En la misma página, un suelto informaba que el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán no había sido elegido para acoger la final de la Copa de la UEFA de 2006, tras solicitud hecha por el Sevilla en su centenario. Eindhoven y Glasgow habían sido designadas sedes de las finales de la Copa de la UEFA de 2006 y 2007… Ambas finales habría de llevárselas el Sevilla. 

Llegó por fin el día del amistoso, pero el partido no se pudo celebrar debido al mal estado en que se encontraba el terreno de juego. Joaquín Caparrós, entrenador sevillista, se negó en rotundo a que sus futbolistas jugaran por temor a alguna lesión. Un día después, en el ABC de Sevilla, fue publicado lo siguiente: 

“Resultó toda una contrariedad el aplazamiento, ya que en torno al partido reinaba un excelente ambiente, dándose cita en el estadio ursaonense numerosísimos aficionados. La Hermandad, que había comunicado al Ayuntamiento con suficiente antelación la celebración del amistoso, pedirá explicaciones a los responsables municipales por el estado del campo, pues, aparte los perjuicios —el Osuna B. C. iba a llevarse el 50 por ciento de los beneficios—, queda en entredicho la imagen de Osuna.” 


Se acordó que el partido se jugaría en cuanto hubiese fecha disponible. Pero… 

La espectacular trayectoria del Sevilla a partir de la temporada 2005-06, con aluvión de títulos nacionales y europeos, determinó que el amistoso tardase mucho tiempo en disputarse. De hecho, hasta el 26 de abril de 2017, 12 años después. 



Pero ya no tuvo como invitada a la primera plantilla, que en su haber tenía cinco copas de la UEFA y disputaba la Liga de Campeones, sino el Sevilla Atlético, que se hallaba en Segunda división. Lo entrenaba Diego Martínez, el actual y exitoso técnico del Granada. El filial derrotó al Osuna Bote Club por 1-2. 

Este pasado verano, el Sevilla F. C. logró frente al Inter de Milán su VI Copa de la UEFA al mismo tiempo que José Carlos Ligero tallaba para el Señor de la Caída su nueva peana de estilo neobarroco.



A la hermosa talla le dan volumen y movimiento un par de angelitos que lucen en la cara frontal como se observa en la fotografía.  Hay quien opina que en las caras laterales de la artística pieza deberían ir —dos y dos— otros cuatro ángeles más. O sea, seis..



José María Aguilar
Osuna, 26 de septiembre de 2020


Comments