Capataces y Costaleros

    Los capataces son designados anualmente por la junta de gobierno tal como dictan nuestras Sagradas Reglas. 
    El paso del Señor está comandado por Francisco Javier Rodríguez Jiménez y el de la Virgen por Manuel Félix Andújar Pulido, ambos capataces hermanos de larga trayectoria en Nuestra Hermandad.
    Capataces y costaleros se rigen por un reglamento de régimen interno recogido en nuestras Reglas, que es el siguiente:
 DE LOS HERMANOS COSTALEROS

 

REGLA 197ª.  Para pertenecer a la cuadrilla de hermanos costaleros, deberá solicitarlo el hermano, y para ello será necesario tener cumplido los DIECIOCHO AÑOS de edad y una antigüedad como mínimo de un año. Se pretende evitar que se inscriban como hermanos con el único propósito de sacar a los pasos y no por espíritu de piedad y amor a los Sagrados Titulares, o por deseo de penitencia más austero.

REGLA 198ª.  El hermano costalero, además de la devoción y piedad a las imágenes, le ofrecerá el obsequio estimable de una obediencia ciega a las órdenes del capataz, designado por la Junta de Gobierno.

         Por este carácter de costalero cofrade, debe velar cuanto le sea posible, por mantener el anonimato de su singular penitencia, escogido voluntariamente por él como el que lleva una cruz o un cirio, que éste cambia por las almohadillas.

REGLA 199ª.  El hermano costalero, una vez aceptada su solicitud, se pondrá a las órdenes del capataz, y asistirá a los obligados ensayos o entrenamientos. Debe evitar todo alarde de fuerza, porque este es un modo escogido para su penitencia personal, lo que no tendrá valor espiritual si se hace  por puro exhibicionismo o demostración de fuerza. Huirá de toda vanidad y orgullo realizando su esfuerzo con la debida humildad y la abnegación propia de cofrade, procurando evitar todo encuentro con amigos y familiares, porque esto desdice de la compañía y seriedad de un acto de culto y fomenta la vanidad.

REGLA 200ª.  El hermano costalero que no mantenga en si el debido espíritu penitencial, falte gravemente a la disciplina, deje de presentarse a la procesión o a los entrenamientos sin causa justificada o con reiteración, dejará de pertenecer a la cuadrilla de hermanos costaleros, previo informe del capataz y última decisión de la Junta de Gobierno.

REGLA 201ª.  La Junta de Gobierno podrá exigir al hermano costalero, cuando así lo estime oportuno, una certificación médica o seguridad de aptitud para el cumplimiento de su esforzada misión.